Archivo de la etiqueta: reflexiones

ese momento en el que detienes los pies para coger impulso y saltar fuerte

En los últimos tiempos he comenzado una etapa de barbecho artístico. Había llegado a un punto en el que me sentía amenazado por el fantasma del estancamiento y la repetición, por una sensación de estar atado y no poder avanzar ni dar un paso en ninguna dirección. Ya no sentía ese gusanillo que te debe picar por dentro ni me producía felicidad alguna.

Así que lo mejor en estos casos suele ser pararte un tiempo, recoger los bártulos, respirar profundamente y mirar alrededor para buscar soluciones.

_DSC6766c_750px

Siempre he sido un culo inquieto, así que es hora de explorar nuevas posibilidades. ¿Qué pasaría si configuro la cámara para que dispare directamente en blanco y negro? ¿Y si dejamos las cosas tal y como salen? ¿O sí nos vamos a algún sitio, sin rumbo fijo, y nos dedicamos a observar en vez de mirar a través del objetivo de la cámara? Creedme que pueden sonar a tontería, pero en mi caso están teniendo un cierto efecto terapeútico a la vez que divertido.

Que no se asuste la gente con la que colaboro habitualmente. Esto no es una ruptura con el trabajo anterior. Simplemente se trata de dar un impulso y centrarte en cosas que me hagan sentir bien. Y en el centro de mi microuniverso una palabra clave para ello: reto, entendido como un objetivo o empeño difícil de llevar a cabo, y que constituye por ello un estímulo y un desafío para quien lo afronta (Diccionario de la RAE).

Busco retos y acompañantes para llevarlos a cabo. ¿Te apuntas?

Anuncios

de modelos y fotógrafos

No está dentro de mi ánimo el criticar el trabajo de nadie, ya que tengo suficiente con ocuparme del mío propio, pero últimamente estoy viendo ciertas cosas que no me gustan un pelo.

Me pongo en la piel de algunas modelos nóveles a las que, a mi juicio, les toman el pelo proponiéndoles una sesión de intercambio de fotografía (la modelo posa gratuitamente a cambio de que el fotógrafo le entregue un número determinado de fotos para su book) de las que luego reciben unas cuantas fotos que dejan bastante que desear.

Vale que en estas sesiones de intercambio al ser de carácter gratuito el fotógrafo no recibe nada por su trabajo, pero eso no debe ser excusa para que las cosas tengan un mínimo de calidad. Todas mis sesiones son de este tipo, y siempre intento que salgan lo mejor posible, dentro de mis limitaciones. En ellas practicas técnicas y puedes probar cosas nuevas, pero hay que tener claro que la otra persona espera que la recompenses con algo bueno.

Estoy viendo últimamente fotos que me parecen malas, así de claro. De hecho, si yo fuera modelo ni las enseñaría ni me gustaría que las mostrara nadie en su web. En mi opinión esto ocurre porque los fotógrafos “pasan” y hacen un retoque (si se le puede llamar así) rápido y sin ningún tipo de preocupación, y pienso que esas modelos deberían tener el valor para decirlo y exigir un trabajo en condiciones. Desde mi punto de vista, si un fotógrafo se compromete a realizar un intercambio debe valorar que tiene que dedicar una serie de horas a procesar las fotos para entregar a la modelo un trabajo digno y del que ella se sienta orgullosa, y no despachar el asunto con una simple faena de aliño.

Personalmente me encanta que las modelos tengan iniciativa, sean participativas y activas, hagan sus aportaciones e incluso sean críticas (entendiendo la crítica como una aportación para mejorar el trabajo), y afortunadamente he tenido la suerte de cruzarme con unas cuantas a las que estoy inmensamente agradecido.

Esta reflexión se puede y debe hacer extensiva también a otros participantes necesarios en una buena sesión de fotos como son maquilladores, peluqueros, estilistas, etc., sin los cuales no se puede redondear un buen trabajo y que casi siempre pasan desapercibidos a pesar del gran esfuerzo que hacen.

Por último recordar a todos la obligación (suele venir en el contrato de intercambio que se firma, y aunque no haya contrato de por medio debe ser una obligación moral) de citar a todos los participantes cuando subáis una foto a vuestra red social o página web, ya que a todo el mundo le gusta que se reconozca su trabajo.

Pues eso es lo que pienso: señoras y señores modelos (disculpad el uso del femenino, debido a que el 99% de mi trabajo lo realizo con modelos de este sexo), sed críticos con el trabajo que hacen con vuestra imagen. Cuando una cosa os guste, decidlo, pero cuando penséis que un trabajo está mal hecho, sed libres para quejaros de ello y exigid unos mínimos de calidad. A la larga todo esto repercutirá en mejores trabajos y, sobre todo, en un reconocimiento y respeto hacia vuestra persona. Es lo que pienso.